Cuatro pasos hacia la migración

Más allá de la estrategia que elija, lo que necesita es una solución que le simplifique lo más posible la adopción de la nube, es decir, una que le permita migrar a su propio ritmo.

Esto exige un proveedor de nube híbrida (y asociados clave) capaces de brindar un conjunto completo de herramientas y métodos para facilitar la migración y reducir el riesgo general. Ante todo, la solución debe ofrecer un proceso simple y fácil de seguir. Con estos objetivos en mente, Microsoft recomienda un proceso de cuatro pasos para migrar a la nube. 

  • Evaluar. Descubra y evalúe los recursos locales, como las aplicaciones y las cargas de trabajo, para planificar cuándo puede comenzar la migración a Azure.
  • Migrar. Traslade recursos mediante herramientas gratuitas eficaces mientras minimiza el tiempo de inactividad.
  • Optimizar. Optimice sus recursos en la nube, mejore el rendimiento y el ROI, y manténgase dentro de la normativa.
  • Proteger y administrar. Garantice la seguridad y ajuste la administración de su entorno en la nube. 

Con este plan directo y sencillo, obtiene un enfoque probado para realizar la migración. Se trata de un proceso que ofrece un panorama claro de todo el portfolio de aplicaciones y cargas de trabajo, diferentes opciones para elegir qué cargas de trabajo migrar, la mejor manera de configurar sus aplicaciones y cargas de trabajo para la migración, herramientas prácticas para garantizar una transición de bajo impacto, y optimización del rendimiento y los costos.

Pero antes de iniciar la migración, ¿cómo puede asegurarse de que el centro de datos virtual en la nube esté preparado para recibir sus cargas de trabajo? Como está planeando ejecutar allí sus aplicaciones más importantes, debe estar seguro de que la nube tiene pilares sólidos. Si ya está ejecutando en la nube cargas de trabajo o desarrollo y pruebas, quizás ya tenga el entorno y la conectividad para comenzar. Sin embargo, si recién está empezando con el tema de la nube o solo tiene una configuración básica, deberá completar algunos pasos previos a la migración. 

Antes de migrar

Antes de migrar, debe crear un centro de datos virtual en la nube, con conectividad, redes, almacenamiento e identidades: elementos parecidos a los del entorno local. Al establecer este centro de datos virtual, puede garantizar que las aplicaciones sigan cumpliendo sus funciones tras la migración, sin sorpresas.

Crear su centro de datos virtual es un proceso simplificado, ya que puede usar los componentes disponibles en la nube para un rápido ensamblaje y configuración. Puede aprovechar muchas herramientas y guías excelentes para acelerar este paso, pero a continuación le presentamos los aspectos básicos y su importancia vital para la migración. 

Identidades

Al igual que en el entorno local, necesita una manera de identificar y autenticar a los usuarios para garantizar el acceso seguro a los nuevos recursos en la nube.

La mayoría de las veces, esto significa que debe emplear Azure Active Directory o una solución similar. Podría simplemente llevar las identidades locales a la nube para permitir las cargas de trabajo migradas. Sin embargo, muchos proveedores de nube ofrecen soluciones integradas para identidades como servicio. Estas soluciones también pueden integrarse con los sistemas locales de identidades, para ofrecer a los usuarios la practicidad del inicio de sesión único. Debido a que ahora guardará las cargas de trabajo en la nube, necesitará que los usuarios puedan desplazarse fácilmente entre los sistemas locales actuales y los sistemas migrados. Una solución de administración de identidades basada en la nube que se conecte a su entorno local puede ayudar a garantizar una experiencia positiva para los usuarios y, a su vez, permitir el crecimiento de su organización a servicios en la nube más avanzados.

Almacenamiento

Otra cosa que necesita en la nube es una plataforma de almacenamiento que brinde el rendimiento esperado para las cargas de trabajo migradas. En entornos locales, esto se realiza normalmente mediante sistemas basados en el almacenamiento conectado a la red (NAS) o red de área de almacenamiento (SAN). En la nube, el almacenamiento virtual proporciona una amplia gama de opciones de almacenamiento: discos administrados, almacenamiento de archivos, almacenamiento de objetos, almacenamiento de archivado, almacenamiento de macrodatos y mucho más.

Afortunadamente, puede elegir entre muchos tipos de almacenamiento para garantizar rendimiento y cumplimiento confiables, con niveles de acceso y rendimiento, copias de seguridad, replicación geográfica y recuperación ante desastres. Trabajar con una plataforma de almacenamiento virtual le permite tener un mayor control y más opciones de configuración. Puede configurar fácilmente los requisitos de almacenamiento exactos para cada carga de trabajo, sin preocuparse por la arquitectura física. Azure incluso ofrece almacenamiento administrado, para simplificar la configuración del almacenamiento. Solo debe introducir unos pocos detalles y podrá adquirir fácilmente miles de discos seguros y confiables para su proyecto de migración.

Redes

Las redes son fundamentales. Son la columna vertebral simbólica del centro de datos. Al pasar a la nube, hace falta un nuevo tipo de red, ya que no se usa más una topología física. De hecho, ahora podrá sortear los límites físicos con una sola subred, lo cual simplifica la comunicación por redes.

Al trasladar aplicaciones del entorno local a la nube, le recomendamos dejarlas en las mismas subredes e incluso en los mismos rangos de direcciones IP, para garantizar una migración sin problemas. Las redes virtuales permiten esto, así como la integración con la arquitectura de red física local, según sea necesario.

Esto garantiza que las aplicaciones sigan empleando la topología de red donde se crearon, para simplificar aún más la migración.

Conectividad

Al migrar, se traslada una cantidad enorme de datos. Sin embargo, incluso tras llevar a la nube la mayoría de las cargas de trabajo críticas, seguirá trasladando datos. Por ende, debe pensar en una opción de conectividad más exclusiva para transferir los datos y brindar la mejor experiencia a los usuarios finales.

Puede que tenga redes virtuales, y quizás las utiliza por Internet o mediante una VPN sitio a sitio para conectarse al entorno en la nube. Si bien esto sirve para implementaciones pequeñas, necesitará otro método para administrar toda una empresa durante y después de la migración.

Azure ExpressRoute es un servicio atractivo para usar la conectividad. Garantiza rendimiento y seguridad, en especial al comienzo, cuando hay que trasladar la mayoría de las VM a Azure y se envían muchos datos por los cables. ExpressRoute ofrece una conexión privada más veloz para Azure.

Azure Data Box es otra opción para migrar grandes cantidades de datos, especialmente cuando hay límites de tiempo, disponibilidad de redes o costos. Azure Data Box es un dispositivo físico que se conecta a su red y carga sus datos mediante protocolos de NAS estándar.

A continuación, simplemente envía sus datos a Microsoft a través de un servicio de transporte de entrega y se cargan de forma segura en el entorno de Azure. 

Preparación

Mientras que muchas habilidades básicas de administración son útiles en entornos híbridos, hay algunas diferencias de habilidades clave, por lo que su equipo tendrá que ponerse al día en algunas tareas nuevas. Sin embargo, para capacitarse hay que abandonar tareas importantes, lo cual puede resultar costoso, y muchas veces no se aprovecha bien lo que el equipo ya sabe.

ExperTech junto a Microsoft Learn pueden resolver estos desafíos con exclusivas rutas de aprendizaje centradas en los roles laborales. Este recurso de preparación ofrece sesiones de capacitación en línea breves y simples, laboratorios prácticos, y evaluaciones para poner a prueba el conocimiento. Es la opción más rápida para que su equipo obtenga las habilidades necesarias y, lo mejor de todo, es gratis.

¿Listo para migrar?

Llegó el momento de comenzar a migrar a la nube. Esta serie de artículos se centra en un proceso de migración en el cual traslada la mayoría de sus aplicaciones y cargas de trabajo ejecutadas en máquinas virtuales de Azure locales (y luego de la migración se planifica la modernización). En este escenario, el entorno se configura en Azure con Azure Active Directory (vinculado a Active Directory local) para la administración de identidades, con discos administrados listos para recibir los datos y redes virtuales implementadas. 

Si necesita ayuda o tiene dudas sobre el proceso de migración, comuníquese conmigo. Debajo le comparto el link a mi agenda, siéntase libre de seleccionar un horario y con gusto lo ayudamos a escalar su negocio.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Abrir chat
¿Cómo podemos ayudarte?
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?